Usted está aquí:


¿Qué es la periodoncia?

La Periodoncia es la rama de la odontoestomatología referente al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a los tejidos que rodean y soportan las piezas dentarias en los maxilares y que pueden repercutir negativamente en todo nuestro cuerpo, siendo la enfermedad periodontal la causa más importante de la pérdida de piezas dentarias en la edad adulta.

 

¿Qué es el sarro?

Es la placa bacteriana endurecida por la precipitación de las sales minerales de la saliva, con una abundante presencia de bacterias al igual que sucede en la placa bacteriana. Para eliminar el sarro es necesaria la realización de una limpieza por parte del profesional correspondiente (odontólogo, médico estomatólogo o higienista dental).

 

¿Qué es la periodontitis?

Las enfermedades periodontales son un grupo de enfermedades infecciosas causadas por microbios que se acumulan en la zona del margen gingival, pudiendo afectar a la encía, ligamento periodontal y al hueso alveolar.

Si la lesión se localiza en la encía se denomina gingivitis, mientras que si el proceso destructivo incluye al sistema de soporte de la pieza dentaria (ligamento periodontal y hueso alveolar) se denomina periodontitis. Hoy día es una enfermedad muy frecuente, pudiendo decirse que el 90 % de los adultos padecen algún tipo de enfermedad periodontal.

 

¿Qué es la piorrea?

El término piorrea es sinónimo de enfermedad periodontal, si bien se utiliza más en aquellos casos de periodontitis avanzada, donde las encías llegan, incluso, a drenar pus.

 

Cuando la encía sangra mucho, ¿a qué se debe?

Por norma general, el sangrado de la encía obedece a la existencia de una inflamación de la misma (gingivitis), asociada generalmente a la presencia de placa bacteriana dental, presentándose como una encía roja edematosa y que sangra fácilmente. Suele desaparecer con una buena y cuidadosa higiene dental, con la que conseguiremos eliminar dicha placa bacteriana origen muchas veces de dicho sangrado, evitando de esa manera que el problema aumente ya que de ser así se afectará el periodonto y el tratamiento será más complicado.

Si a pesar de ello el sangrado no desaparece, se debe visitar de inmediato al dentista para que pueda aconsejar el tratamiento más conveniente.

 

¿Qué es un sondaje?

Es el método clínico más apropiado para conocer el estado de nuestras encías. Para ello se utiliza la sonda periodontal, que es un instrumento delgado con marcaciones de varios milímetros y diseñado para ser introducido en el surco gingival, y de esta forma poder apreciar la existencia o no de bolsas periodontales y la profundidad de las mismas, consiguiendo de esa manera diagnosticar el grado de enfermedad que se padece.

 

¿Qué es una tartrectomía?

La tartrectomía no es otra cosa que una limpieza dental. Por lo tanto, es la maniobra odontoestomatológica destinada a la eliminación de los depósitos de cálculo supragingival (sarro).

 

¿Qué es un raspado y alisado radicular?

El raspaje gingival (raspaje y curetaje) es un tratamiento que sirve para eliminar el sarro que se deposita entre la encía y la pieza dentaria, producido por una mala higiene bucal y que se acumula en la superficie de ésta, por lo que si no se elimina mediante una limpieza con ultrasonidos en clínica va aumentando de volumen e introduciéndose bajo la encía. El sarro inicialmente produce una irritación constante de la encía que rodea a la pieza dentaria, inflamándola localmente y dando lugar a una gingivitis. Si el proceso continúa, el sarro va destruyendo lentamente el hueso que sujeta las piezas dentarias, teniendo como consecuencia la movilidad en todas las afectadas.

Mediante el raspaje, eliminamos el sarro profundo y saneamos la encía, de manera que, por un lado, ésta deje de sangrar y, por otro, que la pieza dentaria se sujete de una manera más firme.

 

Cuando se tiene mal aliento (halitosis), ¿A qué es debido y qué se puede hacer?

El mal aliento o halitosis es el mal olor del aire exhalado, siendo un problema que preocupa a cualquier persona que la padece. Su causa más común es la deficiente higiene oral y la consecuente formación de placa dental y lo que se deriva de ello: caries (que no siendo tratadas acaban bien en necrosis de la pieza dentaria afectada o bien en retención de alimento que, al no poderse eliminar por quedar empaquetado, con el transcurso de los días fermenta dando lugar a mal olor); gingivitis; enfermedad periodontal; restauraciones (obturaciones) defectuosas; prótesis mal adaptadas, etc. Sin embargo, no siempre la causa está directamente originada en la propia boca del paciente sino que se derivan de otros problemas como: alteraciones del sistema gastrointestinal (acidez estomacal, comidas condimentadas con ajo, cebolla); afecciones rinofaríngeas (vegetaciones, sinusitis, etc.); diabetes (olor a acetona o afrutado); problemas de riñón (olor a amoniaco), etc.

Por ello, lo primero que se debe hacer es diagnosticar el origen del mal aliento, y si éste tiene su origen en la propia boca del paciente habrá que actuar eliminando la causa y, sobre todo, teniendo una buena higiene dental.

 

El tabaco, ¿También es malo para los dientes?

El tabaco en sí no es malo para los dientes, es decir no produce caries o destrucción de las piezas dentarias; a lo sumo, puede manchar superficialmente el esmalte que se quita fácilmente con una limpieza en una clínica dental.

No obstante, si bien el tabaco no es malo para la pieza dentaria en sí, si lo es para las encías por lo que toda persona que sea fumadora y se someta a un tratamiento de periodoncia o con implantes tiene que tener conciencia de que debe evitar fumar si no desea que dichos tratamientos fracasen.

 

¿Qué es el bruxismo y, por ende, ser bruxómano?

El bruxismo es un hábito de rechinamiento de las piezas dentarias de ambas arcadas, de manera involuntaria y generalmente durante el sueño, frotándolas en cualquier posición que se coloquen, con contracciones intensas y duraderas de los maxilares que pueden cursar con lesiones tanto en las piezas dentarias (desgastes de las zonas masticatorias), como en el tejido periodontal, cursando con dolores de los músculos masticatorios e, incluso, alteraciones de la articulación témporomandibular.

Son trastornos que sufren personas que son muy nerviosas o que tienen una vida con mucho estrés, y que a consecuencia de ello tienen la costumbre de rechinar bien de manera consciente o inconsciente, en este caso cuando duermen. Se debe tratar esta anomalía a fin de evitar las consecuencias que pueden ocasionar; siendo incluso conveniente en muchas ocasiones, para evitar durante el sueño que el rechinamiento se sufra, colocar una férula a fin de que, la tensión de forzar la musculatura, no repercuta tanto sobre las piezas dentarias.

--------------
Enlaces de interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner


Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba
Avda. Gran Capitán nº 45-Local. 14006 Córdoba. Teléfono 957 48 04 88

© Todos los derechos reservados | Aviso legal | Protección de datos