Usted está aquí:


¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es la rama de la odontoestomatología que abarca la prevención y corrección de las estructuras dentofaciales tanto en crecimiento como ya maduras (alteraciones del desarrollo y forma de las arcadas dentarias, posición de los maxilares, malas oclusiones, etc.). Todo ello con la finalidad de conseguir una buena salud dental, una correcta función masticatoria y una mejora en la estética dental.

 

¿Por qué muchas piezas dentarias están mal colocadas, apiñadas e, incluso, presentan alteraciones en la forma de la boca?

La forma de la boca es consecuencia del desarrollo y el crecimiento desde niño, un proceso que, como ocurre en todas las partes del cuerpo, necesita ser estimulado y controlado, en este caso por las funciones que la boca realiza. Si estas funciones no son correctas, el crecimiento tampoco lo es, por lo que se producen anomalías tanto en la forma de los maxilares como en la correcta posición de las piezas dentarias en los mismos.

Si desde cuando se nace a un niño se le alimenta artificialmente (algo tan frecuente hoy día), la mandíbula y el maxilar no se desarrollarán de la misma manera como lo haría mamando del pecho de la madre, ya que de esta manera se estimularía dicho desarrollo mucho mejor. Asimismo, determinados hábitos como chuparse el dedo, dormir con la boca abierta, usar el chupete más allá del año o año y medio, etc. son causas que interfieren en el buen desarrollo y forma de los elementos que conforman la boca. De ahí la cantidad de malposiciones y apiñamiento de piezas dentarias, malas oclusiones, paladares estrechos y ojivales, etc., que hoy día se diagnostican y que, dando lugar a tantas alteraciones, para solucionarlas haya que llevar a cabo un tratamiento de ortodoncia.

 

¿Qué es un bracket?

Es un soporte que se adhiere, por medio de un producto especial (composite), al esmalte del diente y sirve de sostén del alambre que, colocado sobre él, permite que se pueda ejercer la fuerza que dará lugar a la movilización de las piezas dentarias.

 

¿por qué dura tanto un tratamiento de ortodoncia?

La duración del tratamiento, que no en todos los casos es la misma, está supeditada al problema que el paciente presente, aunque en su mayoría, por el movimiento de tantas piezas que hay que realizar para recolocarlas en su posición idónea, suele tener una duración de dos a tres años, sin olvidar la conveniencia de hacer controles posteriores para evitar recidivas.

 

¿Es doloroso hacerse un tratamiento  de ortodoncia?

No, un tratamiento de ortodoncia no puede decirse que sea doloroso, aunque en ocasiones, en los ajustes que sobre las piezas dentarias hace el dentista en las distintas fases del mismo, en los siguientes días se sientan pequeñas molestias debidas a la tensión que produce el movimiento al que se someten dichas piezas, siendo una molestia pasajera que suele desaparecer a los tres o cuatro días.

 

¿A partir de qué edad puede colocarse un aparato de ortodoncia?

La edad de comienzo de un tratamiento de ortodoncia vendrá indicada por el problema que presente el paciente. Por ello, aun en su edad infantil, el niño debe ser revisado por su dentista a fin de que pueda diagnosticar cualquier alteración que observe e indicar la conveniencia o no de hacerlo, y cuando debe iniciarlo.

 

¿Puede hacerse un tratamiento de ortodoncia aunque se tenga 50 años?

Aunque las piezas dentarias son más fáciles de mover para llevarlas a su lugar correcto en la edad adolescente, hoy día con las nuevas técnicas puestas en práctica, se puede afirmar que un tratamiento de ortodoncia puede realizarse a cualquier edad

 

¿Por qué al terminar la ortodoncia se debe llevar un aparato  para dormir?

Dado que las piezas dentarias pueden moverse aunque sus movimientos sean imperceptibles, a fin de evitar que pierdan el lugar correcto conseguido a través del tratamiento de ortodoncia, es conveniente colocar una placa durante un cierto periodo de tiempo cada día, siendo lo aconsejable hacerlo mientras se duerme, porque de esa manera no se interfiere con el trabajo, comidas, etc.

Asimismo, en ocasiones, se debe acudir a fijar en la parte lingual o palatina de determinadas piezas dentarias (principalmente en incisivos) un alambre de contención para evitar que por movimientos de las mismas se pierda la correcta posición que se ha conseguido con el tratamiento.

--------------
Enlaces de interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner


Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba
Avda. Gran Capitán nº 45-Local. 14006 Córdoba. Teléfono 957 48 04 88

© Todos los derechos reservados | Aviso legal | Protección de datos