Usted está aquí:


¿Cuántas veces hay que cepillarse las piezas dentarias?

Habitualmente es necesario cepillarse las piezas dentarias y lengua tres veces al día, inmediatamente después de las principales comidas, procurando utilizar sistemas de higiene oral que complementen al cepillo, como pueden ser el hilo (seda) dental y los colutorios. De esta manera se puede conseguir evitar caries, inflamaciones de la encía y otros tipos de enfermedades bucales.

 

¿Cómo se deben limpiar las piezas dentarias?

El cepillo de dientes debe colocarse en la pieza dentaria en un ángulo de 45 grados contra las encías, moviéndolo de atrás hacia delante, suavemente y con movimientos cortos, cepillando las caras externas e internas así como la superficie masticatoria de cada una de ellas; en las piezas dentarias anteriores los movimientos se harán de forma suave y de arriba abajo. Al final, se cepillará la lengua para quitar bacterias y refrescar el aliento.

No es necesario gran cantidad de pasta dental, tan sólo la equivalente al tamaño de un guisante. Con cantidades mayores sólo contribuiremos a consumir más dentífrico.

 

¿Desde que edad deben de cepillarse las piezas dentarias?

Las piezas dentarias deben cepillarse desde la más temprana edad, siendo en los niños una buena manera de acostumbrarlos viendo como lo hacen sus padres, subrayando la importancia de llevarlo a cabo después de cada una de las principales comidas y sobre todo una vez se haya cenado. En el caso de los niños, es aconsejable que el cepillado sea supervisado por alguna persona mayor hasta, más o menos, la edad de ocho años.

 

¿Cómo se pueden mantener las piezas dentarias y las encías sanas?

Mantener sanas las piezas dentarias y las encías se puede conseguir eliminando la placa dental con un cepillado suave y eficaz de las mismas. Para ello usaremos un cepillo que ha de tener un mango ancho y grande que permita una buena sujeción, cabeza pequeña y cerdas suaves, de nylon blando y con las puntas redondeadas, debiendo ayudarnos, asimismo y para conseguir una mejor limpieza, con un hilo (seda)  dental, sin cera, que nos permitirá arrastrar los restos de alimentos de aquellos lugares donde no llega el cepillo, como sucede en la zona existente entre las piezas dentarias (zona interproximal).

Si al realizar el cepillado las piezas dentarias se notan sensibles, las encías sangran o se siente alguna otra alteración, se deberá consultar con el dentista que aconsejará el dentífrico más adecuado y el tratamiento más oportuno.

 

¿Para qué sirve y para qué se usa el hilo (seda) dental?

Utilizar el hilo (seda) dental, es un método efectivo para eliminar los restos de placa bacteriana en los espacios interproximales (zona existente entre las piezas dentarias), donde en la mayoría de las ocasiones es muy difícil llegar con el cepillo.

Para proceder a su uso se debe cortar aproximadamente 30 cms. de hilo (seda) dental, enrollando la mayor parte de ella en el dedo medio y el resto en el mismo dedo de la mano opuesta, dedo éste que puede ir recogiendo el hilo (seda) dental a medida que se va usando. Una vez sostenido así, se tensa un trozo de unos 2 a 3 cms. y, utilizando los dedos pulgar e índice de cada mano, se va introduciendo entre las piezas dentarias con un suave movimiento de sierra. Cuando el hilo (seda) dental llegue al borde de la encía, se curva en forma de C contra cada una de las piezas dentarias a limpiar, deslizándola suavemente ya que si se hace de manera brusca puede dañarse la encía.

Una vez acabado el uso del hilo (seda) dental, debe cepillarse la boca para eliminar cualquier resto de placa o alimento, enjuagándose finalmente con algún colutorio recomendado por el dentista.

 

¿Para qué se utilizan los cepillos interproximales?

En personas que tienen un mayor espacio interproximal entre una y otra pieza dentaria, puede sustituirse el uso del hilo (seda) dental por un cepillo interproximal, que se utilizará, pasándolo a través de dicho espacio, de fuera adentro y viceversa, frotando las caras de las mismas.

Si el cepillo interproximal no entra cómodamente, no debe forzarse ya que puede ser que el espacio no sea lo suficientemente amplio para su uso, por lo que en dicho caso se utilizará el hilo (seda) seda dental.

Aunque algunas personas tienen la costumbre de eliminar los restos de comida que se acumulan en la zona interproximal de las piezas dentarias por medio de los llamados “palillos de dientes”, se debe desechar el uso de los mismos por el perjuicio que su uso ocasiona en la encía.

--------------
Enlaces de interés
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner


Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Córdoba
Avda. Gran Capitán nº 45-Local. 14006 Córdoba. Teléfono 957 48 04 88

© Todos los derechos reservados | Aviso legal | Protección de datos